sábado, 22 de mayo de 2010

Liceales presentaron denuncia penal ante represión policial


Un grupo de estudiantes liceales presentó una denuncia penal contra policías actuantes en el operativo desarrollado el pasado martes en la noche en virtud de los festejos del Club Atlético Peñarol. Los jóvenes, algunos menores de edad, denunciaron haber sido apaleados sin mediar palabra en el callejón de la Udelar.
La denuncia penal fue radicada ayer ante la jueza penal de 6º Turno, Fanny Canessa, por el abogado Oscar López Goldaracena, representante de los jóvenes agredidos, algunos de ellos menores de edad, ante la eventualidad de la comisión de los delitos de "abuso de funciones" y "lesiones" por parte de los policías actuantes.
Los jóvenes participaron en una reunión gremial del CEMM (Coordinadora de Estudiantes de Enseñanza Media) en el callejón de la Udelar, "ya que el lugar para donde estaba convocada, IAVA, se encontraba cerrado". El motivo del encuentro era coordinar la participación de los jóvenes en la Marcha del Silencio, entre otros temas de agenda.
Al culminar el encuentro, a las 21.20 horas, los jóvenes procedían a retirarse hacia la Avenida 18 de Julio "cuando vimos a muchísimos policías con escudos, llegando al callejón, avanzando por la calle a pie y en motos rojas", expresa la denuncia, a la cual accedió LA REPUBLICA.
"Cuando los policías empezaron a ingresar al callejón nos quedamos quietos levantando las manos en actitud pacífica (...) Fue entonces que, sin ningún tipo de advertencia, ni aviso, un policía se adelantó al resto y efectuó tres disparos hacia adelante con una escopeta, lo que nos generó terror. Ninguno de los disparos impactó en nosotros (creemos que fueron de balas de goma)", expresa la denuncia.
Algunos de los jóvenes corrieron hacia la calle Guayabo y otros intentaron resguardarse detrás de la fuente ubicada en el lugar. Sin embargo, "los policías empezaron a corrernos y a golpear, indiscriminadamente, con palos y a patadas, al tiempo que insultaban", dice la denuncia. Incluso, los jóvenes afirman haber sido golpeados "en el suelo". Asimismo, la denuncia afirma que el operativo contó con la participación de mujeres policía, una de las cuales trató de "mugrienta" a una de las jóvenes mientras la tomaba de los pelos.
"Se tendrá presente que la legislación vigente solamente habilita el uso de la fuerza por parte de la Policía de manera 'excepcional', racional, progresiva y proporcional para garantizar los derechos individuales y siempre y cuando se esté frente a una conducta ilícita", recuerda el escrito.
"En el caso, nada de esto se respetó". "Se nos apaleó brutalmente sin ningún motivo, sin advertencia ni aviso previo y sin haberse verificado en el lugar ningún hecho que, ni por asomo, pudiera calificarse como irregular y mucho menos de apariencia delictiva".
"En el caso no existió ninguna intervención moderada ni racional, ni de las armas ni de la fuerza pública. No se nos solicitó identificación, sino que sencillamente se nos golpeó y cuando regresamos a buscar nuestras mochilas, las que habían quedado tiradas en el lugar, también se nos pegó. Parecían enajenados", indica el texto. El accionar supuso una violación de la Ley Nº 18.315, "Ley de Procedimiento Policial", dice el escrito.
La denuncia fue radicada en la tarde de ayer ante la jueza Fanny Canessa, disponiéndose la concreción de diversas pericias forenses para constatar la gravedad de las lesiones. Una de las jóvenes debió ser internada en el Casmu con lesiones en las rodillas y brazos, y marcas de palos en el abdomen y la espalda.

Encuentro
Los jóvenes denunciantes mantuvieron ayer un encuentro con el subjefe de Policía de Montevideo, inspector Washington Curbelo, para interiorizarlo sobre el accionar policial en el callejón de la Udelar la noche del 18 de mayo, durante los festejos del Club Atlético Peñarol, por la obtención del campeonato uruguayo de fútbol.
El subjefe de Policía condenó los hechos, pidió las disculpas del caso en nombre de la institución policial y se comprometió a realizar de inmediato las averiguaciones pertinentes para identificar a los responsables, esclarecer los hechos y adoptar las medidas que correspondan, indicó el abogado Oscar López Goldaracena a LA REPUBLICA. La reunión entre las partes fue pautada por intermedio del ministro (interino) del Interior, Jorge Vázquez.
Exorcisar
ARCHIVO DE LA REPUBLICA






A ustedes les parece que alcanza con que el subjefe Policial pida disculpas? Pero que nos haga el favor! Sin duda que lo que hicieron los Policías ese día fue ver que tan preparados estaban para una batalla campal. Lo mismo ocurrio el pasado 25 de Octubre después de las elecciones en las que se fueron al balotaje. Nos encontrabamos en el mismisimo callejón cantando canciones frenteamplistas y tocando algun que otro tambor, y vinieron y sin decir nada aceleraron las motos pisando gente, y golpearon a jóvenes tirados en el piso sin entender porque pasaba esto.
Este es el país que queremos? La violencia viene desde arriba

lunes, 17 de mayo de 2010

Alicia en el país de las guerrillas

Laura esta en una edad bastante extraña, por momentos se siente rara; sin saber que hacer. Con ganas de pintar, pero nada de lo que quiere expresar le sale de sus pinceles, busca dibijar y no hay caso, no es lo suyo...tampoco salen de sus lapices palabras que la convenzan, cambia infinitas veces de lapiz y nada. Le cuesta, ella es la unica causante de que esto le pase, ella y su cabeza, ella y su mente. ella y su voz interna que la marea.

No entiende que pasa con sus amigos, prefiere pasarselas en un rincon sola; ella y su soledad. Invocando a su querida bisabuela a la que extraña tanto (pero la tiene bien cerca, en una estatuita con forma de virjencita, aunque no es creyente), con su bisabuela puede quedarse jugando por horas, hablando de quien sabe que. Tampoco entiende esa extraña reaccion que la hace alejar de esas cosas; que le cueste hablar con esas personas a las que desde hace años vive tan pegada...todo eso comienza a despegarse ligeramente, sin razon aparente, ni avisar por que.

Comenzaron a aparecer nuevas personas que le hicieron recordar que cuando fue niña también fue timida, pero a la vez podia hacerse amigos muy facilmente. No puede darse cuenta si le gusta ese mundo en el que se esta introduciendo; se siente Alicia en el País de las Maravillas; sin entender lo que la rodea, con miedo, pero a la vez con anciedad por conocer lo nuevo que ahora pasa a formar parte de ella; espiritu aventurero.

Siente no conocer a nadie (aunque tal vez no es tan asi), todo nuevo, todo intacto. Ese chico de sus sueños, que no es un principe azul, sino un principe músical; la música puede hacerte muy bien, hasta que tenes mucha de ella y te cansas, necesitas alejarte; pero te es casi imposible; de todas formas, de que sirve? Si el silencio también lo podemos considerar música.

Laura ya esta acercandose a la edad de decidir. Eso es lo que más miedo le da, decidir; si decide puede arrepentirse y no poder volver a atras, a elegir esa otra puerta que siegue entoranada, llamandola.

le da miedo no poder lograr ser eso que siempre soño, eso a lo que jugaba ser, mientras que sus padres a la hora de la siesta cerraban la puerta de su cuarto pidiendo silencio y dejaban a ella en su mundo privado. Hoy hay tardes que se las pasa recordando, a veces llorando, a veces no. Pensando en esa niñez tan lejana y tan cercana a la vez. Ansia tanto poder hacer las cosas que quiere sin pensar antes en como reaccionara su entorno, hacer sin pensar, solo por el placer de hacer.

Teme no poder hacer nada frente a esas cosas que tanto le desagradan, no poder hacer nada frente a esa sociedad, esa sociedad que curra del ayudar.

Alicia en el país de las guerrillas.